“Privé”: ejemplo de arte y perseverancia marplatense